El Frente de Todos bonaerense se aferra a victorias locales en el interior para formar candidatos para 2023

Lo que se había planteado para el segundo tramo de la campaña en la provincia de Buenos Aires como una estrategia de cercanía y territorialidad tuvo su empuje para el Frente de Todos en el resultado de las elecciones legislativas, que terminó acortando la diferencia en la lista a diputados nacionales y ganó en el tramo local en 14 municipios del interior bonaerense. Es por ello que ahora lo que busca el oficialismo es sostener esa territorialidad o cercanía en la gestión y mirar al 2023 con la posibilidad de consolidar candidaturas en distintas intendencias.

Si bien es cierto que en varios municipios la boleta para diputados nacionales del oficialismo obtuvo menos votos que los que consiguieron los concejales o legisladores provinciales, la lectura que hacen en el ex comando de campaña es que no se debió al corte de boleta. La explicación es más terrenal: las mesas de extranjeros. Sucede que el régimen electoral extranjero (ley 11700) sostiene que “los extranjeros, de ambos sexos, mayores de edad, que sepan leer y escribir en idioma nacional, con dos años de residencia inmediata en el territorio de la Provincia de Buenos Aires, podrán ser electores en todos los comicios que se realicen para elegir Gobernador, Vicegobernador, Legisladores Provinciales, Intendentes Municipales, Concejales, Consejeros Escolares y Diputados Constituyentes, como así pronunciarse en todo tipo de consulta popular y en los plebiscitos contemplados”. No para cargos nacionales.

Entonces, en la mayoría de los casos, la distancia que se evidencia entre la cantidad de votos que cosechó la lista a diputados nacionales con las de los concejales se asemeja a los sufragios que el oficialismo consiguió en mesas extranjeros para la elección de representantes locales.

Por ejemplo, según datos de la Junta Electoral, en La Plata y con el 98% de las mesas escrutadas, el FdT obtuvo 129.619 votos en la tira de diputados nacionales con la boleta que encabezó Victoria Tolosa Paz. La cantidad de votos totales para concejales del oficialismo -es decir con nativos y extranjeros que sí pueden votar- fue de 138.699. En las mesas de extranjeros hubo 8.913 votos para el FdT que no se trasladaron a la elección de diputados nacionales. En el oficialismo aseguran que no hubo una tendencia hacia el corte, sino por el contrario una lectura errónea por no considerar las mesas extranjeras en el análisis de los resultados al hacer la comparativa.

Es por eso que desde el FdT también destacan que el mapa amarillo en el interior bonaerense no es pleno si se pone el foco en los comicios a concejales. El peronismo pudo ganar en algunos municipios de fuerte raigambre radical como en General Alvear o en distritos más complejos como General Villegas, donde sostuvo los resultados de las PASO. En estos dos municipios fueron candidatos de La Cámpora quienes terminaron imponiéndose. Sol Fernández por Villegas y Miguel Dornanco por Alvear.

También se registraron victorias en las listas locales en Carlos Casares, Irigoyen, Daireaux, Laprida, Tordillo, Castelli, Monte Hermoso, Mar Chiquita, Cañuelas, Ranchos, San Pedro, Pila.

Los resultados empiezan a ordenar al oficialismo hacia 2023 en las candidaturas localesAlgo que más arriba tendrá que terminar de definirse en casi año y medio que queda por delante hacia la elección ejecutiva. El propio Alberto Fernández dijo esta semana en el acto del día de la militancia que se abre una etapa de debate, de más participación en el Frente de Todos; en otras palabras, de internas. Resta saber cuánto se sostiene esa idea y qué instancia electoral alcanzará: presidente, gobernador o intendencias.

Mientras tanto, los intendentes del peronismo que esta semana mantuvieron reuniones tanto con el Jefe de Gabinete Juan Manzur, como con el presidente Alberto Fernández en Casa Rosada, enfatizaron la idea de sostener la campaña de territorialidad y celeridad en la gestión. Algo que también remarcó el gobernador bonaerense, Axel Kicillof luego del resultado del domingo.

El temor a que en 2023 la situación se complejice electoralmente para el peronismo -si la reactivación post pandemia no llega con fuerza- existe. Es que, pese al acortamiento de la diferencia electoral y a que el lunes 16 de noviembre no se desató ninguna crisis política dentro del oficialismo, Juntos terminó ganando la elección y Diego Santilli empezará a construir hacia el 2023 con asiento en la provincia de Buenos Aires. Dentro de Juntos, el radicalismo -con intensa presencia en el interior bonaerense- también dará la discusión dentro de la alianza opositora. En la oposición consideran que la estrategia de las PASO fortaleció al espacio y le permite posicionarse hacia 2023 como un bloque diverso y unido al mismo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *