Desbarataron laboratorio de Palermo que producía y ofrecía cosméticos ilegales

La Policía de la Ciudad desbarató en las últimas horas un laboratorio en el barrio de Palermo, en el que se fabricaban, suministraban y vendían productos cosméticos ilegales en perjuicio para la salud.


Personal de la División Delitos Contra la Salud y Seguridad de la Policía de la Ciudad encabezó, junto al Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ), una inspección integral ordenada por la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas Número Número 11, a cargo de la doctora Valeria Massaglia y ante la Secretaría del doctor Pérez Bustos, a un local ubicado en la avenida Córdoba al 4200, donde se había detectado mediante una investigación que se comercializaban medicamentos en infracción al Artículo 204 del Código Penal (suministro infiel o irregular de medicamentos).

Las tareas para desbaratar este laboratorio se iniciaron a través de una investigación de los efectivos policiales en sitios de internet, en el marco de prevenir ilícitos propios al área de salud.

Gracias a este trabajo, se detectó el funcionamiento de un laboratorio donde se ofrecían productos cosméticos y dermatológicos que contenían medicamentos que deben ser suministrados únicamente bajo prescripción médica a un paciente en particular.

Además, con este desempeño, la empresa infringía normativas vigentes de la ANMAT y de la Ley de Farmacias, vendiendo medicamentos sin autorización.

Esta firma, con domicilio en el barrio de Palermo, ofrecía estos productos a profesionales de estéticas y al público en general, y realizaba envíos tanto en la Ciudad de Buenos Aires como al Interior del país.

En consecuencia, se hizo una consulta con la ANMAT para confirmar si la empresa se encontraba autorizada para producir y comercializar los productos y se confirmó que no estaba habilitada para ejercer esa actividad.

Con todos los resultados obtenidos, se hizo una presentación al magistrado actuante, que ordenó la inspección junto a diferentes áreas de Gobierno.

Tras realizar el procedimiento, la fiscalía dispuso el secuestro del material informático (una notebook, un CPU y un DVR), los teléfonos celulares de una empleada administrativa y de una farmacéutica que se encontraba en el laboratorio y que se verificó que contaba con su matrícula habilitante vencida ante el Ministerio de Salud.

Además, se ordenó incautar toda la documentación comercial, los productos e insumos hallados: 20 bultos de productos y 10 bolsas con materia prima para la elaboración de los cosméticos.

De las 10 bolsas con insumos, 7 de ellas fueron remitidas a la ANMAT para su correspondiente peritaje.

Se recibió la declaración testimonial a dos mujeres que oficiaban como «testeadoras» y a quienes les aplicaban los productos que promocionaban como innovadores en la industria de la cosmética, para lo cual recibían la suma de 1.500 pesos diarios.

De la inspección participaron también personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), que clausuró el local, de la ANMAT, del Ministerio de Salud de Ciudad y Nación, y de la Dirección de Protección al Trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *