Alerta por ACV: Un Flagelo que Golpea Cada 4 Minutos en Argentina

0

La Organización Mundial de la Salud revela un dato impactante: en Argentina, una persona sufre un Accidente Cerebrovascular (ACV) cada 4 minutos. Esta alarmante estadística coloca al ACV como una de las principales amenazas para la salud, siendo una causa significativa de muerte en el país. Descubramos más sobre esta problemática que afecta a miles de argentinos.

El año 2018 dejó al descubierto una preocupante realidad: según un informe de la Organización Mundial de la Salud, en Argentina, se registra un ACV cada 4 minutos. Este trastorno, conocido como Accidente Cerebrovascular, se manifiesta cuando el flujo de sangre al cerebro se ve interrumpido, generando consecuencias devastadoras. A nivel global, alrededor de 15 millones de personas sufren este evento, colocándolo como una de las principales causas de mortalidad en nuestro país.

“El ACV se clasifica en dos tipos: isquémico y hemorrágico. El primero, responsable del 80% de los casos, se desencadena por el bloqueo de una arteria que lleva sangre al cerebro. En contraste, el hemorrágico ocurre por la ruptura vascular, con una mortalidad considerablemente alta. En Argentina, unas 340 mil personas mayores de 40 años viven con secuelas de ACV, que abarcan desde discapacidades menores hasta habilitados. Entre las secuelas más comunes se encuentran la parálisis, pérdida de control muscular, dificultades para hablar o tragar, problemas de memoria y afectaciones emocionales.”

La prevención del ACV es crucial, considerando que el 80% de los casos son evitables. Existen factores de riesgo, como la hipertensión arterial, apnea obstructiva del sueño, colesterol alto, sedentarismo, tabaquismo y diabetes, que aumentan la probabilidad de sufrir este trastorno. La identificación temprana de síntomas es fundamental para reducir las secuelas y mejorar las tasas de supervivencia.

Es esencial estar alerta a síntomas como el entumecimiento súbito o debilidad en el rostro, brazo o pierna, confusión repentina, dificultades para hablar o comprender el habla, problemas visuales, dificultades para caminar, mareos, pérdida de coordinación, dolor de cabeza sin causa conocida, y síntomas como visión doble, somnolencia, náuseas y vómitos.

El ACV es una amenaza silenciosa que impacta a la sociedad argentina de manera alarmante. Reconocer los factores de riesgo, adoptar un estilo de vida saludable y estar alerta a los síntomas pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte. La prevención y la concientización son nuestras mejores herramientas contra este flagelo que afecta a miles cada año. Enfrentemos juntos la batalla contra el ACV, porque cada minuto cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *