Prohibición de ceremonias de iniciación en Fuerzas Armadas: Fin a ritos degradantes

0

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, ha emitido una orden que prohíbe las ceremonias de iniciación, así como el consumo de alcohol, en el ámbito de las Fuerzas Armadas, en respuesta a casos de abusos y tragedias recientes.

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, ha emitido una orden que prohíbe las ceremonias de iniciación y el consumo de alcohol en las Fuerzas Armadas. La medida busca erradicar prácticas degradantes y prevenir tragedias como las recientes muertes y lesiones ocurridas durante estos eventos.

Según el comunicado oficial del ministerio, “Los ritos de iniciación no corresponden a actos del servicio vinculados a la profesión militar y son contrarios al mantenimiento de la disciplina”. Esta prohibición refleja el compromiso del ministerio con la integridad y el respeto en las fuerzas militares.

  • La orden del ministro Taiana, publicada en la resolución Nro. 973, prohíbe cualquier tipo de actividad no reglamentaria relacionada con el inicio o la culminación de actividades de formación o entrenamiento en las Fuerzas Armadas.
  • Esta medida responde a casos recientes de abusos y tragedias durante ceremonias de iniciación, como la muerte del subteniente Matías Chirino en Paso de los Libres, Corrientes, y las graves lesiones sufridas por el cabo Michel Natanael Verón en Apóstoles, Misiones.
  • La orden también establece que el incumplimiento de esta prohibición dará lugar a acciones disciplinarias que podrían ser consideradas como faltas graves, según la Ley N° 26.394.
  • El ministerio destaca la importancia de promover los valores éticos y profesionales en las Fuerzas Armadas, basados en los principios sanmartinianos, y señala la necesidad de prevenir la violencia interpersonal a través de la educación en los institutos de formación militar.

La prohibición de ceremonias de iniciación y el consumo de alcohol en las Fuerzas Armadas representa un paso importante hacia una cultura de respeto y dignidad en el ámbito militar. Sin embargo, queda aún por delante el desafío de erradicar por completo prácticas degradantes y promover un ambiente de camaradería y profesionalismo en todas las unidades militares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *